Un hospital para animales

Este espacio rompe el molde tradicional de la obligada y, para algunos, terrorífica visita al veterinario: lugares hechos en baldosas, fríos y de un fuerte olor antiséptico. Esta clínica -345 metros cuadrados- cuenta con grandes ventanales, una recepción abierta con cristales y colores que buscan alivianar la ansiedad de los animales y sus “padres”. 0

En Mile End, uno de los barrios más bohemios y creativos de Montreal, Canadá, conocido como el hogar del grupo Arcade Fire y Bagels St-Viateur, considerado los mejores bagels del mundo, la firma de arquitectura Thomas Balaban Architecte renovó un edificio de 750 metros cuadrados y lo convirtió en un hospital, unidades residenciales y un pequeño estudio de fotografía.

Los proyectos recientes de la firma, que a menudo incorporan la transformación de una estructura existente, se involucran en una discusión abierta entre el pasado, el presente y el futuro. Entre ellos, el Saint-Jude Spa, una transformación de la iglesia en un spa y gimnasio nórdicos, ganó un Premio de Excelencia de Arquitectos Canadienses en 2012 y un Gran Premio de Diseño en 2013.

Al redefinir la experiencia veterinaria para el vecindario, el espacio cobra vida con una paleta de colores mínima –de colores relajantes– y una generosas particiones de cristales.

Los materiales utilitarios funcionan dentro de la estética del vecindario y las necesidades específicas de una clínica veterinaria. Los cimientos de piedra, el revestimiento de hormigón y de cerámica protegen la parte inferior de las paredes que deben ser resistentes al desgaste de los animales, mientras que los paneles del techo de policarbonato lechoso ocultan un complejo sistema mecánico que revela solo una iluminación gráfica modesta.

Los espacios técnicos se organizan de manera eficiente alrededor de una columna de circulación central, lo que permite una recepción amplia donde los animales y los propietarios pueden circular libremente.

Renovación y ampliación de edificios

El moderno edificio de uso mixto, de cuatro pisos, extiende y renueva una estructura existente de dos pisos. Las nuevas extensiones en la azotea y en la parte posterior mantienen una fachada comercial típica del vecindario Mile End al agregar cuatro unidades residenciales arriba. La nueva estructura se inserta delicadamente en el marco de acero existente, utilizando el perímetro del edificio como una guía para la nueva forma.

Un elemento central del diseño es un patio central que canaliza la luz natural hacia el centro de la estructura y proporciona un acceso y ventilación eficientes para todos. La unidad delantera, perteneciente al veterinario, da a una gran terraza oculta en la azotea con vista al Monte Real de Montreal.

En el exterior, el edificio es sobrio y monocromático. La fachada está revestida en un solo material, una cuadrícula de piedra caliza local.

Los detalles sutiles de aluminio rodean las ventanas y las puertas, y las barandillas finamente perforadas se desvanecen en el fondo monocromático. Balcones totalmente acristalados se perforan en la fachada, lo que brinda a los inquilinos una mayor privacidad al mismo tiempo que simplifica la forma del edificio.

//julianapark.info

COMPARTIR